#gratisnotrabajo

29 May

¿Qué pensarías si leyeses una oferta de trabajo para un arquitecto en el que se dijera que se paga 1 céntimo por cada ventana o por cada ladrillo que tenga el edificio que tiene que diseñar? ¿Qué se te pasaría por la cabeza si ofreciesen a un médico 3 céntimos por cada operación de apendicitis y 5 por cada trasplante? Realmente te reirías y pensarías que es una auténtica locura. Pues bien, esto es lo que hoy ocurre realmente en el mundo del periodismo. Hace unos días encontré esto: una carta abierta que una licenciada en periodismo mandó tras recibir una “oferta de trabajo”. En la propuesta pedían que se realizasen artículos de entre 300 y 350 palabras de diversos temas de actualidad, para diversos blogs. El afortunado que aceptase el trabajo cobraría 1.2 céntimos por palabra. Vergonzoso y humillante.

Algunos pensarán que no está mal el precio que se paga, total, sólo consiste en juntar 300 palabras y escribir de lo que sea. Cualquier periodista sabe lo complicado que puede llegar a resultar el tener que escribir un buen artículo. No sólo consiste en sentarte y comenzar a escribir, previamente hay todo un proceso de documentación que puede llevar horas o incluso días. Más tarde, cuando ya se tiene todo claro, hay que comenzar a escribir, tarea que puede llegar a ser más fácil o más complicada dependiendo del día. Y luego queda la revisión y las miles de vueltas que le damos antes de poder darle al botón de “publicar“.

El periodismo lleva mucho tiempo mal en nuestro país. Recientemente ha salido el ranking anual del portal Career Cast y ser periodista es la peor elección si se quiere trabajar. Y la crisis ha empeorado aún más las cosas. Son muchos los empresarios los que se escudan en la actual situación económica del país para no pagar sueldos, echar a gente a la calle, o pagar salarios denigrantes.

A mí me ha ocurrido. Hace unos meses acepté un trabajo, estaba ilusionada, entusiasmada: por fin podría trabajar de periodista y en mi ciudad. Al principio todo fueron promesas y buenos augurios. “Sinceridad ante todo” me decían, “cobraras un sueldecito que está bien”. Pasaban las semanas y de la emoción comencé a pasar a la desconfianza y al miedo. Ni una palabra de un posible contrato. Fin de mes, ni una palabra de mi “sueldecito”. Pregunto. Pasan semanas hasta que me contestan: “cobrarás 200 euros”. Paso a trabajar 4 horas. Mes y medio después: “tienes que irte, que van a venir los de la fiscalía, no te vamos a hacer contrato. ¿Quieres trabajar en negro? Por 200 euros, no gracias. Más que un trabajo parecía una verdadera estafa. Tengo dignidad y aunque no pueda volver a trabajar nunca más de periodismo me da igual. Si se aceptan condiciones laborales como estas nunca podremos salir de esta situación, se seguirán aprovechando de nosotros mientras ellos se llenan los bolsillos. Yo por lo menos no pido cobrar un sueldo de 2000 euros, más bien  aspiro a ser #nimileurista. Tal vez hayan acabado casi con mis esperanzas, pero he aprendido que realmente #gratisnotrabajo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: